Ir al contenido principal

Memorias del subsuelo. Dostoyevski.

Fue publicada en 1864 y es considerada una de las obras clave en la literatura rusa. Fue escrita en un momento en el que el autor padecía grandes trastornos emocionales producto del fallecimiento de su esposa María Dmítrievna Isáyeva (15 de abril de 1864), y de la posterior muerte de su hermano Mijaíl, muy querido para él. A estos problemas personales, se agregaban además la clausura de sus revistas por parte de las autoridades y su adicción al juego, que le acarrearían graves problemas financieros.

Memorias del subsuelo es una novela corta organizada en dos partes. La primera, dividida en once capítulos breves y titulada "El Subsuelo", consta básicamente de un monólogo interior del protagonista, un miserable funcionario frustrado, antihéroe contradictorio, enfermizo y excitable, que dirige su charla a un público inexistente. Según el propio autor, en una pequeña introducción que encabeza la obra, su propósito fue «presentar al público, con mayor relieve que otras veces, un carácter de tiempos pasados pero recientes. [...] dicho individuo se presenta a sí mismo, expone sus puntos de vista y, al parecer, quiere explicar las causas que han originado y han hecho inevitable su aparición en nuestro medio».
Soy un hombre enfermo... Un hombre malo. No soy agradable. Creo que padezco del hígado. De todos modos, nada entiendo de mi enfermedad y no sé con certeza lo que me duele. No me cuido y jamás me he cuidado, aunque siento respeto por la medicina y los médicos. Además, soy extremadamente supersticioso, cuando menos lo bastante para respetar la medicina. (Tengo suficiente cultura para no ser supersticioso, pero lo soy.) Sí, no quiero curarme por rabia. Esto, seguramente, ustedes no lo pueden entender. Pero yo sí lo entiendo.
El locuaz narrador de la historia, por tanto, es el hombre del subsuelo, un pobre marginado que en su infelicidad se siente objeto de ofensas imaginarias, continuamente dedicado a idear y a planear venganzas, con lo que acaba hundido aún más en su tragedia (su "ratonera", su sentimiento de culpa). Todo ello sirve de excusa para la explanación de sus pensamientos sobre la ley natural, el racionalismo y el libre albedrío, dando salida a auténticas preocupaciones del autor ruso.
Respecto a este último punto, Dostoyevski desarrolla una profunda reflexión acerca de la contradicción que surge respecto a la noción del bien y la libertad, reflexión que desafía la idea tradicional de racionalidad: el hombre del subsuelo no puede ser subsumido en ninguna explicación ortodoxa de la maldad, ya que, por un lado, no actúa con desconocimiento de los principios morales que podrían ser calificados de correctos, y, por otro, no se halla simplemente dominado por sus pasiones morales. Actúa, según la explicación que presenta de sí mismo, en contra de sus principios morales con el objetivo de liberarse de estos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los poemas urbanos de Íñigo Pimoulier

Siempre es gratificante leer obras de nuevos autores, más aún si se trata de poesía en un mundillo en el que la novela sigue ocupando los puestos más relevantes de las estanterías mundiales.

En este pequeño remanso metafórico en el que esperamos todos los amantes de la poesía, nos hemos encontrado con una grata sorpresa. Se trata del primer poemario del artista navarro Íñigo Pimoulier y su obra "Disturbios en la azotea", de la editorial La Equilibrista.

Una obra íntima y personal que sin embargo se anuda verso a verso en la memoria  colectiva y nos narra con un estilo sencillo y directo a cada uno de nuestros recuerdos. Noches de encuentros y olvidos anacrónicos, miedos ocultos y tan universales como la muerte o el desamor.

A ratos coloquial y escrito con sus propias vísceras explica el sufrimiento de cualquier alma poética ante la realidad cotidiana, la necesidad de buscar un espacio fuera de ella que nos resulte más fácil de digerir:

¿Sientes la náusea
que la monotonía pr…

El abrevadero de los dinosaurios de Daína Chaviano o el libro de las extrañas oportunidades.

¿Qué ocurriría si la humanidad descubriera de pronto que los dinosaurios –esas criaturas que siempre la han obsesionado debido al misterio de su extinción súbita– en realidad nunca desaparecieron del planeta? ¿Qué ocurriría si la humanidad comprobara que se trata de toda una civilización con una cultura muy particular? ¿Cómo incidiría en los seres humanos el encuentro con otra especie inteligente, cuyo modo de vida y de pensamiento ponen en crisis sus más arraigados valores?
Partiendo de tales preceptos, y tomando como denominadores comunes el humor, el absurdo, la poesía y el erotismo, se han estructurado los relatos de este libro. Tabúes referentes al arte, la sociedad y el sexo, son vistos bajo la óptica de este encuentro entre dos culturas. Los humanos y los dinosaurios intentan convivir juntos, pero...
Este libro de Daína Chaviano, el último que publicara en Cuba antes de abandonar la isla, se ha convertido en una obra de culto para toda una generación, sin embargo se había ido…

La isla de los amores infinitos de Daína Chaviano, una visión histórica de Cuba

"Tres familias de orígenes y culturas dispares protagonizan esta apasionante saga de emigrantes que recalan en Cuba y cuyos destinos a lo largo de más de 150 años correrán parejos con los de la bella isla. Desde el Miami actual, la historia retrocede hasta 1856, cuando entran en contacto los personajes, procedentes de China, España y África, y surge el amor, que hallará una mágica continuidad un siglo más tarde. Una hermosa historia de esperanzas y sueños rotos, de nostalgia, exilio y amores unidos por el destino. Esta novela ha ganado la Medalla de Oro en el certamen Florida Book Awards 2007 (Estados Unidos), en la categoría Mejor Libro en Lengua Española y sus derechos de traducción se han vendido a 19 idiomas."
Es sin duda una historia muy interesante sobre la mezcla de razas y orígenes en Cuba, y una narración ficcionada pero con datos relevantes sobre el periodo de dictadura y el paso al régimen revolucionario en el país. Aporta el punto de vista de lo emigrados a Esta…