Ir al contenido principal

La Conquista de la felicidad, Russell, Bertrand.

La conquista de la felicidad, es un libro de raíces filosóficas, de quien considera la felicidad como un bien, sin el afán tendencioso de un moralista. El autor divide en dos partes su libro, la primera es dedicada a las causas de la desgracia, mientras que en la segunda parte, nos descubre lo que para él son las causas de la felicidad.

 Está claro que la felicidad depende tanto de las circunstancias como de uno mismo, este libro pretende facilitar los mecanismos a nuestro alcance para alcanzar la felicidad. Mucha gente desgraciada, atribuye su desgracia a sus ideas o factores intelectuales, cuando gran proporción de ella la constituyen los síntomas y la actitud que uno adopte ante los problemas. " Hay cosas indispensables para la mayor parte de los hombres; pero son cosas sencillas: la casa, la comida, la salud, el amor, el éxito en su trabajo y el respeto a los suyos".
 
Una de las causas más importantes para la felicidad sobre la que se ha venido insistiendo desde los primeros capítulos, es el cariño recibido y la persona que lo recibe es, a su vez, quien lo da.

" El hombre feliz el que no siente el fracaso de unidad alguna, aquel cuya personalidad no se escinde contra sí mismo ni se alza contra el mundo".

¿Por qué es desgraciada la gente?
 
Russell hace una comparación entre los hombres y los animales diciendo que estos últimos son felices teniendo salud y comida, pero al parecer a los hombres esto no les es suficiente y existe infelicidad derivada tanto del sistema social como de la psicología individual proveniente de varios factores como pueden ser: la educación en la crueldad y en el miedo, la supuesta posición económica baja, las desgracias del mundo, etc.El autor señala tres tipos de individuos que buscan la felicidad a través de una disciplina externa y se encuentran aquí: el pecador, entendiéndose éste, como el hombre que vive absorto en la conciencia del pecado y en continua contradicción consigo mismo como herencia religiosa o familiar de la que no logra desprenderse a lo largo de su vida. El narcisismo consiste en el hábito de admirarse y ser admirado; como las mujeres ricas que han perdido la capacidad de amar y sólo buscan ser amadas por muchos hombres, pero cuando esto ocurre pierden el interés. O el megalómano que a diferencia del narcisista prefiere ser poderoso que ser simpático y según palabras de Russell procura ser temido más que ser amado. Tenemos en la historia, el caso de Napoleón; dicho problema es producto de alguna humillación excesiva, de esta manera Bertrand Russell atribuye la megalomanía de Napoleón a que en la academia sufrió mucho sintiéndose inferior a sus compañeros aristócratas siendo él pobre.Existe otra clase de personalidades devotas al placer porque a través de él logran olvidar y en algunos de los casos experimentan una sensación momentánea de felicidad.II. La desgracia ByronianaEn este capítulo el autor trata de ejemplificar el concepto de felicidad en la literatura y filosofía y nombra tres escritores: para los americanos modernos The Modern Temper; para la generación de nuestros abuelos, Lord Byron y para todos los tiempos al autor de Eclesiastés. Cita durante el capítulo algunos pasajes de los libros escritos por estos trágicos personajes, sobre la condición humana, las relaciones personales y el amor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los poemas urbanos de Íñigo Pimoulier

Siempre es gratificante leer obras de nuevos autores, más aún si se trata de poesía en un mundillo en el que la novela sigue ocupando los puestos más relevantes de las estanterías mundiales.

En este pequeño remanso metafórico en el que esperamos todos los amantes de la poesía, nos hemos encontrado con una grata sorpresa. Se trata del primer poemario del artista navarro Íñigo Pimoulier y su obra "Disturbios en la azotea", de la editorial La Equilibrista.

Una obra íntima y personal que sin embargo se anuda verso a verso en la memoria  colectiva y nos narra con un estilo sencillo y directo a cada uno de nuestros recuerdos. Noches de encuentros y olvidos anacrónicos, miedos ocultos y tan universales como la muerte o el desamor.

A ratos coloquial y escrito con sus propias vísceras explica el sufrimiento de cualquier alma poética ante la realidad cotidiana, la necesidad de buscar un espacio fuera de ella que nos resulte más fácil de digerir:

¿Sientes la náusea
que la monotonía pr…

La isla de los amores infinitos de Daína Chaviano, una visión histórica de Cuba

"Tres familias de orígenes y culturas dispares protagonizan esta apasionante saga de emigrantes que recalan en Cuba y cuyos destinos a lo largo de más de 150 años correrán parejos con los de la bella isla. Desde el Miami actual, la historia retrocede hasta 1856, cuando entran en contacto los personajes, procedentes de China, España y África, y surge el amor, que hallará una mágica continuidad un siglo más tarde. Una hermosa historia de esperanzas y sueños rotos, de nostalgia, exilio y amores unidos por el destino. Esta novela ha ganado la Medalla de Oro en el certamen Florida Book Awards 2007 (Estados Unidos), en la categoría Mejor Libro en Lengua Española y sus derechos de traducción se han vendido a 19 idiomas."
Es sin duda una historia muy interesante sobre la mezcla de razas y orígenes en Cuba, y una narración ficcionada pero con datos relevantes sobre el periodo de dictadura y el paso al régimen revolucionario en el país. Aporta el punto de vista de lo emigrados a Esta…

Poemas saturnianos. Paul Verlaine.

Poemas saturnianos (en francés: Poèmes saturniens) es el título del primer conjunto de poemas de Paul Verlaine, publicado en 1866 gracias al editor Alphonse Lemerre. Paul Verlaine formaba parte de los llamados poetas malditos, aunque nunca fue especialmente reconocido en su época.

 En esta época, a Verlaine se le relaciona con un grupo constituido alrededor del joven poeta Louis-Xavier de Ricard, a quien había conocido en 1863 y que por entonces editaba una revista literaria, filosófica y política llamada la Revista del progreso moral, literario, científico y artístico (Revue du Progrès moral, littéraire, scientifique et artistique), donde Verlaine publicó su primer poema: Monsieur Prudhomme.

 Lemerre reunió a todo el grupo de Ricard y se lanzó una nueva revista semanal, exclusivamente literaria: L'Art.en la que se defendían el culto a la perfección formal o la teoría del "arte por el arte". Tras la desaparición de esta revista, se lanzó en 1866 otra llamada El Parnas…