Ir al contenido principal

La muerte de Artemio Cruz, Carlos Fuentes.

La muerte de Artemio Cruz (1962) reconstruye la vida de un hombre poderoso que está agonizando, a través de saltos en el tiempo y de enfoques narrativos y técnicas cambiantes.
 
Comienza la novela con el retrato introspectivo en primera persona de Artemio Cruz. Un autorretrato en el que podemos entender que se encuentra enfermo o malherido postrado en su lecho. Desde este punto de vista de un hombre en su lecho de muerte va a ser narrado todo el relato. La novela intercala las impresiones de Cruz moribundo en la cama con sus sueños, sus reflexiones y sus recuerdos, todo un recuento de su vida, sus amores, sus momentos heroicos y mezquinos, su valor y su cobardía, en definitiva toda la retrospectiva de una vida agitada desde sus últimos estertores.

 La novela no está estructurada en capítulos, sino en pequeños fragmentos que entrelazan las sensaciones de Artemio Cruz en su lecho de muerte con el recuerdo de los momentos más importantes de su vida, de forma que la novela es un continuo flash-back y recuento de esas memorias. Este resumen intenta seguir y ser fiel a esa misma estructura.

 Desde ese lecho recuerda el día anterior. Un viaje en avión desde Hermosillo, Sonora, hasta la Ciudad de México. Por su relato nos vamos enterando de que Artemio Cruz es un hombre de negocios y esos negocios no siempre son precisamente legales.

 Recuerda algunos días de la revolución, cuando Cruz se encontraba con los alzados en un pueblo, al lado de una mujer que conoció, Regina.


Y continúa narrando sus vivencias a modo de diario. En esas entradas se va descubriendo la realidad del personaje y de su entorno social.
Nos enfrenta a múltiples reflexiones a partir de una historia sencilla, y nos deja pensando después vafrios días.

Las mejores lecturas requieren cierta digestión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los poemas urbanos de Íñigo Pimoulier

Siempre es gratificante leer obras de nuevos autores, más aún si se trata de poesía en un mundillo en el que la novela sigue ocupando los puestos más relevantes de las estanterías mundiales.

En este pequeño remanso metafórico en el que esperamos todos los amantes de la poesía, nos hemos encontrado con una grata sorpresa. Se trata del primer poemario del artista navarro Íñigo Pimoulier y su obra "Disturbios en la azotea", de la editorial La Equilibrista.

Una obra íntima y personal que sin embargo se anuda verso a verso en la memoria  colectiva y nos narra con un estilo sencillo y directo a cada uno de nuestros recuerdos. Noches de encuentros y olvidos anacrónicos, miedos ocultos y tan universales como la muerte o el desamor.

A ratos coloquial y escrito con sus propias vísceras explica el sufrimiento de cualquier alma poética ante la realidad cotidiana, la necesidad de buscar un espacio fuera de ella que nos resulte más fácil de digerir:

¿Sientes la náusea
que la monotonía pr…

Poemas saturnianos. Paul Verlaine.

Poemas saturnianos (en francés: Poèmes saturniens) es el título del primer conjunto de poemas de Paul Verlaine, publicado en 1866 gracias al editor Alphonse Lemerre. Paul Verlaine formaba parte de los llamados poetas malditos, aunque nunca fue especialmente reconocido en su época.

 En esta época, a Verlaine se le relaciona con un grupo constituido alrededor del joven poeta Louis-Xavier de Ricard, a quien había conocido en 1863 y que por entonces editaba una revista literaria, filosófica y política llamada la Revista del progreso moral, literario, científico y artístico (Revue du Progrès moral, littéraire, scientifique et artistique), donde Verlaine publicó su primer poema: Monsieur Prudhomme.

 Lemerre reunió a todo el grupo de Ricard y se lanzó una nueva revista semanal, exclusivamente literaria: L'Art.en la que se defendían el culto a la perfección formal o la teoría del "arte por el arte". Tras la desaparición de esta revista, se lanzó en 1866 otra llamada El Parnas…

El abrevadero de los dinosaurios de Daína Chaviano o el libro de las extrañas oportunidades.

¿Qué ocurriría si la humanidad descubriera de pronto que los dinosaurios –esas criaturas que siempre la han obsesionado debido al misterio de su extinción súbita– en realidad nunca desaparecieron del planeta? ¿Qué ocurriría si la humanidad comprobara que se trata de toda una civilización con una cultura muy particular? ¿Cómo incidiría en los seres humanos el encuentro con otra especie inteligente, cuyo modo de vida y de pensamiento ponen en crisis sus más arraigados valores?
Partiendo de tales preceptos, y tomando como denominadores comunes el humor, el absurdo, la poesía y el erotismo, se han estructurado los relatos de este libro. Tabúes referentes al arte, la sociedad y el sexo, son vistos bajo la óptica de este encuentro entre dos culturas. Los humanos y los dinosaurios intentan convivir juntos, pero...
Este libro de Daína Chaviano, el último que publicara en Cuba antes de abandonar la isla, se ha convertido en una obra de culto para toda una generación, sin embargo se había ido…